Capitalismo social: el papel de las firmas profesionales

Durante el siglo XIX y gran parte del XX, la empresa ha representado el motor fundamental del progreso y del bienestar de nuestra sociedad. Sin embargo, en las últimas décadas, se ha producido una quiebra de la confianza de los ciudadanos en la institución empresarial. A las compañías se les acusa de ser causa de desigualdades, corrupción, daños al medio ambiente, fraude fiscal, etcétera.

El conocido aforismo de Friedman, the only business of business is business, ha sido un mantra utilizado por los enemigos del capitalismo salvaje, y, por ende, de la organización empresarial.

Afortunadamente, los tiempos están cambiando. La empresa, reflejo de una sociedad abierta y plural, está evolucionando a modelos en los que maximizar el beneficio no es su único objetivo, tratando de armonizar los fines de los grupos de interés que la rodean y con los que interactúa. Este nuevo paradigma…….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.